Nuestro primer mes, alegría pero también lágrimas

Siento la necesidad de escribir lo difícil que fue para mi nuestro primer mes porque pienso que así otras mamas que lo vivan como yo verán que no es algo tan raro, todo lo contrario, es algo muy común.

Por regla general, nadie te explica que los bebés quieren/necesitan contacto permanente, que las tomas a veces no se acaban nunca y que entre toma y toma quieren dormir pero encima tuyo, no en esa cunita que habíais comprado con tanta ilusión, no, mucho mejor si es en contacto directo con nosotros.

¿Y porqué quieren eso? No es que lo quieran es que lo necesitan. Han estado en contacto directo con nosotros durante 9 meses y nuestros brazos y nuestra calor es lo que les da seguridad.

 

Esta es la cunita que con tanta ilusión compramos pero que tan poco utilizamos.

Considero que estaba muy informada sobre temas de crianza, he estudiado mucho sobre las necesidades de los bebés porque es un tema que me apasiona. Además en Migjorn la casa de nacimientos donde nació Tesorito hicimos un gran trabajo de preparación al parto pero sobretodo de preparación al puerperio y a la crianza. Allí sí que me habían explicado que los bebes necesitan mucho contacto, mucha teta, que es cansado, que se mueven muchas emociones…

Recuerdo que cuando nos explicaban todo esto yo me lo intentaba imaginar y lo sentía como algo muy bonito, estaba dispuesta y encantada de poder hacerlo pero cuando llegó el momento, ay! cuando llegó el momento…. Vivir la situación superó todo lo que me había imaginado.

Los primeros días todo iba genial, el parto había ido bien; con dolor, intenso, muy removida emocionalmente y sentía un gran instinto de protección. Me sentía completamente entregada a nuestro pequeño. Lo duro empezó cuando fueron pasando los días y; vino la subida de la leche, nos iban surgiendo dudas, el cansancio se iba acumulando…

Me pasaba horas y horas con él enganchado a la teta y sin poder dormir casi nada porque necesitaba estar súper atenta para asegurarme de que se cogía bien, además se separaba y se volvía a coger tantas y tantas veces que era imposible descansar.

Los pezones me dolían a rabiar, me caían las lagrimas mientras succionaba.

Después de una semana así volvimos a Migjorn para pesarlo y no se había engordado ni un gramo. No pude evitar ponerme a llorar y sentir ganas de tirar la toalla. Fue un jarro de agua fría, todo el esfuerzo no había servido de nada. Después me di cuenta de que no era así que no había perdido el tiempo, sino que estábamos haciendo una carrera de fondo y que todas las horas que habíamos dedicado nos habían servido y mucho. Para conocernos, para mejorar la postura y el agarre, para tener más claro que necesitaba en cada momento y para aprender muchas cosas más.

En ese momento reflexionaba sobre como era mi vida antes y en que se había convertido ahora, ¿cómo podía ser que mi realidad hubiera cambiado tanto? Me preguntaba si a partir de ahora mi vida sería esa, ¿estaré todo el día con la teta fuera, intentando que se agarre bien, pendiente de que la postura sea buena? Mientras mis amigos, mi familia y la gente en general continuaba haciendo su vida normal yo me pasaba 20 horas al día con la teta fuera y pendiente de que mi bebé estuviera bien.

Pasaban los días y no me duchaba, cuando tenia un momento libre no tenia fuerzas para ir al baño, necesitaba dormir. Durante el día Tesorito solo dormía encima nuestro, en contacto con nosotros. Si lo dejábamos en cualquier superficie, normalmente se despertaba y como veíamos que era lo que necesitaba nos entregamos por completo a cubrir sus necesidades.

Para mi fue la prueba más difícil que me he encontrado en la vida, sí, ni el parto ni mucho menos el embarazo, el primer mes fue lo más duro. Y a la vez bonito y lleno de amor. Hablo del primer mes como él más intenso pero hasta el tercer mes no empecé a ir viendo la luz al final del túnel.

Si estáis pasando por esto y os pensáis que vuestra vida a partir de ahora va a ser esta no os preocupéis porque No va a ser así, esto solo pasa al principio y poco a poco todo se va normalizando. Y aunque los días pasen lentos, los años pasan muy rápido. Sí, hay días que no acaban nunca, sobretodo porque los días duran 24 horas y en un solo día pasamos por muchas situaciones y emociones nuevas. Pero en nada pasan los meses y todo va cambiando.

Me pregunto ¿Por qué no solemos explicarnos lo mal que se pasa el primer mes después de ser madre por primera vez?  ¿Existe un pacto de silencio al respecto?¿Es un tabú hablar de que estás fatal cuando se supone que todo tiene que ser maravilloso?

Sabía de alguna amiga que me había dicho que para ella el primer mes había sido muy duro pero pensaba que a ellas les había tocado una situación diferente, que no era lo normal.

Yo siempre he sido de planificar las cosas y con esto de la maternidad no es tanto de planificar sino de entregarse a lo que venga. Los hijos siempre nos enseñan algo y para mi esté fue mi primer aprendizaje entregarme a lo que viniera, sin expectativas y sin querer planificarlo todo.

Otra de las preguntas que me planteo es porqué, por regla general, solo hacemos preparación al parto. Si el parto solo dura dura uno o dos días. Lo realmente intenso viene después cuando tienes al bebé y surgen tantas y tantas cosas.

Pero ¿sabéis qué? Aunque para mi el primer mes fue muy duro lo positivo superó, y mucho, los momentos más grises. Sentía un amor infinito hacia mi bebé, un gran agradecimiento a la vida por la oportunidad que me estaba ofreciendo, me pasaba horas y horas observando a mi bebé y preguntándome como la naturaleza puede hacer algo tan perfecto. Me encantaba verlo dormir, tocarle sus manitas, sus pies. Conectar con su ternura y su vulnerabilidad.

Si estás pasando por esta etapa te envió mucha luz y te digo que SÍ puedes, aunque tengas momentos que creas que no. Y también decirte que TU eres la mejor madre para tu bebé por eso él te ha elegido a ti como mamá.

Un cálido abrazo,

,

7 thoughts on “Nuestro primer mes, alegría pero también lágrimas”

  1. Quanta veritat en les teves paraules! En el nostre cas, el primer mes va ser duríssim. No només per les hormones, sinó també per la relació de parella -quina gran castanya, què complicat…i quin greu em sap ara tenir la sensació aquells dies que el meu home “no sabia” cuidar la nena-. I en el meu cas, a més, jo que sempre he estat molt forta, mai em posava malalta, vaig tenir un postpart horrible. Una hemorràgia postpart quan ja érem a casa, (ingrés hospitalari amb una bebè de 6 dies), una mastitis que va acabar en un gran abscés (toma, un altre ingrés hospitalari amb una bebè d’un mes), i un mes sencer amb un forat al pit…Però passat els primers dos mesos…Quanta alegria, quant d’amor, i sobretot, quanta força m’ha donat el fet de superar tots els obstacles…
    Quin rotllo t’he clavat! El teu text m’ha fet pensar molt en els primers dies de mare!
    Una abraçada, et segueixo a partir d’avui!! 😊

    1. Res de rotllo, encantada de llegir-te. Molta força i molt d’amor per acompanyar a aquesta petitona de 2 mesets. BENVINGUDA a Maretra 😉

  2. Precioso lo que acabo de leer. Tengo una bebé de 9 meses y he pasado por lo mismo. Incluso durante más tiempo,tres meses. Pero realmente es lo más maravilloso que me ha pasado. Gracias por dedicarnos este tiempo y homenajear a todas las madres. Muchos ánimos a todas que estáis esperando o que estáis pasando por ello. A disfrutar cada día, cada hora, cada minuto,porque son momentos irrepetibles. Y el tiempo pasa volando.

  3. Parece que estuvieras contando mi historia como mami primeriza. Todo lo que has escrito encaja perfectamente con lo que estoy viviendo en este momento. Pensé que era yo la que lo pasaba mal y ahora al leerte veo que no soy la unica que pasa por esta experiencia. Al principio era caótico con lo de lactancia, teta por aquí, teta por allá… más teta, muuucho dolor y mal agarre. No me daba tiempo de cepillarme los dientes y he logrado estar 19 días sin lavarme el pelo por estar las 24h pendiente de mi bebé. Ahora que está muy cerca de cumplir el mes, empiezo a mirar un rayito de sol al final del túnel. 🙂 Tu post ha sido como un bálsamo para mi. Me ha servido de mucho saber que estaré un tiempo con la teta afuera y no me importa si así logro verla feliz y rozagante. GRACIAS por escribir tu experiencia. Un abrazo.

    1. Oh! Que emoción leerte. Me alegra tanto que mi escrito sirva para que otras mamás se den cuenta de que lo que les está pasando es muy normal. Te envío muchos ánimos y aunque no me veas estoy contigo. Si lo necesitas no dudes en escribirme silvia@maretra.cat.
      Y recuerda… Tu eres la mejor mamá para tu bebé

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *