9 motivos por los que decidimos hacer BLW

1 Les proporciona una gran autonomía, pues les permite comer sin ayuda del adulto siendo ellos los protagonistas y no un mero espectador de su alimentación. En casa cada uno come de su plato, nunca le hemos dado de comer nosotros, bueno sí, alguna vez que estaba muy cansado y hemos sentido que de alguna manera nos pedía que le ayudáramos. Pero en general él ha comido solo, sin necesitar nuestra ayuda.

2 Les presentamos la comida real, tal y como es, con los colores y textura de cada alimento. Cada vez que le ponemos el plato delante le explicamos los alimentos que tiene para que poco a poco los  vaya  asociando a un nombre y un sabor concreto. Es muy diferente a si siempre les ofrecemos la comida envasada o una vez triturada ya que no les permite diferenciar los alimentos y no se familiarizan con su imagen real. Cuando hacemos cremas, Nuggets caseros, hamburguesas vegetales… o cualquier comida procesada por nosotros también les podemos ir enseñando el proceso para que vea de donde viene. En la imagen que os muestro a continuación podéis ver un ejemplo de comida no real.

Imagen de google

En esta otra imagen podéis ver un ejemplo de uno de los platos que le ofrecemos a Tesorito. En mi instagram @Maretra encontraréis más sugerencias de platos blw.

3 Cuando adultos y niñ@s comemos lo mismo, a los mayores también nos va bien para nuestra salud. Porque nos adaptamos a comer sano (sin sal, sin fritos…) . En casa siempre hemos intentado comer alimentos de proximidad, ecológicos y frescos pero desde que Tesorito empezó con la alimentación complementaria nos hemos concienciado más y sobretodo planificamos más nuestro menú para poder ofrecerle una dieta equilibrada.

4 Aprenden a regular que cantidad de comida necesitan para saciarse. Hasta los 6 meses ha sido él solito el que ha decidido que cantidad de leche necesitaba de mi pecho para cubrir sus necesidades. ¿Qué me tiene que hacer pensar ahora que de golpe no sabrá la cantidad que necesita? Con este método ningún adulto marca cantidades. Nosotros nunca le hemos dicho “come”, “va come”, “un poquito más” o “la ultima cucharada” Creemos que él es quien mejor sabe que cantidad de comida necesita cada día y en cada momento.

5 Somos un claro ejemplo a seguir, si comemos juntos podrán observar como lo hacemos nosotros y aprenderán a hacerlo por si mismos. Hemos vivido momentos que para mi han sido mágicos en los que Tesorito se quedaba con la boca abierta mirando como nos llevábamos la comida a la boca, como cortábamos con el cuchillo, como pelábamos una fruta…

6 Ayuda a desarrollar la motricidad fina que es la coordinación ojo-mano y la coordinación de los músculos cortos.  En cada comida van practicando y desarrollando esta habilidad que en un futuro les ayudará a realizar actividades como recortar, agarrar el lápiz…

7 Ayuda al habla: Los músculos de la boca necesarios para hablar se ejercitan masticando y tragando. Además comiendo solidos desde el primer momento los bebés aprenden que antes de tragar tienen que masticar. Un aprendizaje muy importante para el resto de su vida ya que masticar bien tiene muchas ventajas; favorece el proceso de digestión, favorece la absorción de nutrientes durante la digestión, evita futuros problemas digestivos…

8 Es un verdadero juego sensorial. Tocar la comida les aporta mucha información; texturas, temperatura, dureza…

9 Ganamos tiempo y es más cómodo y barato porque no tenemos que hacer varias comidas, todos podemos comer lo mismo.

 

3 aspectos no tan bonitos del blw

 

Prepárate para limpiar

Recuerdo que, sobretodo al principio, a Tesorito le llegaba a la boca una tercera arte de lo que le poníamos en su plato, el resto de comida acababa repartido entre la mesa, el suelo, el babero…. Mientras él comía yo tenía la necesidad de ir recogiendo lo que ensuciaba o si tenía las manos sucias tenía el impulso de limpiárselas. Poco a poco, me fui relajando y entendiendo que si quería que comiera solito todo eso era normal y formaba parte del proceso. E intentar limpiar a medida que él iba ensuciando no solo no tenia sentido sino que sin querer lo estaba condicionando, de alguna manera le estaba pidiendo algo que él no sabia controlar. Ahora que ya tiene un año domina muchísimo las manos y la cuchara y casi no se le cae la comida. Eso sí, ahora ha aprendido a lanzarla. Os cuento en el siguiente punto…

Etapa de lanzamientos

Hay una etapa en que todo lo tiran, son sus primeras practicas de física y así es como van descubriendo como funciona la gravedad. Y sobretodo es mucho más interesante cuando hay una cierta altura ya que hay más recorrido de caída. Tesorito está en plena fase de tirarlo todo, todo, todo, hasta avisa diciendo “Pam”, para él es algo muy divertido e interesante. Pero a mi me cuesta mucho sostener que lance la comida al suelo. He crecido con la frase de “la comida no se tira” y cuando lo hace es una situación que me incomoda.

La solución que hemos encontrado nosotros es decirle, más que la comida no se tira, que es algo que está muy lejos de la comprensión que puede tener un niño de 1 año, le decimos “a mi no me gusta que tires la comida” i/o “si tiras la comida recojo el plato porque entiendo que no quieres más”

En estos casos es importante reflexionar sobre porque lo hacen y entender que es una necesidad suya y que en ningún momento lo hacen para fastidiarnos.

 

Al principio hay que hacer un gran ejercicio de confianza.

Los primeros días y semanas pasábamos miedo por si se atragantaba, era algo desconocido para nosotros y nos daba mucho respeto. Tuvimos que hacer un gran ejercicio de confianza para relajarnos y no pasarle nuestros miedos. Y si en algún momento puntual reaccionábamos un poco nerviosos le explicábamos que nos daba un poco de miedo. Porque le explicamos que son nuestros miedos? Porque es así, son nuestros y ellos no tienen porque estar condicionados.

Y hasta aquí nuestros motivos ¿Os han parecido interesantes? ¿Encontráis alguno más? Aunque no hagáis blw seguro que veis que muchos de los aspectos que os comento se pueden tener en cuenta a la hora de comer, como por ejemplo comer juntos, no forzar, darles tiempo…

Nos vemos en el siguente post,

1 thought on “9 motivos por los que decidimos hacer BLW”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *