Pañales de tela, nuestra experiencia.

Unas de las cosas que tenía bastante claras antes de ser madre era que quería usar pañales de tela con nuestro bebé, también tenía claro que quería que fuera algo cómodo para todos y no tener que estar siempre pendiente de poner lavadoras. Además, para nosotros era importante poder ofrecer a nuestro hijo la posibilidad de movimiento libre y cuando era bebé dudaba de si algo que ocupaba más volumen le podía limitar o dificultar el movimiento. Por eso optamos por ofrecerle momentos al día de pañal de tela, momentos de pañal desechable y, como os contaba en este post, momentos sin pañal.

¿Por qué para nosotros era importante usar pañales de tela?

Por nuestro planeta,se estima que la vida de un niñ@ desde que nace hasta que deja el pañal por el día y el pañal por la noche, puede llegar a usar alrededor entre 6.000 y 7.000 pañales. En cambio, de tela nosotros estamos utilizando unos 20 pañales. Con menos tendríamos suficiente pero de esta manera tenemos más margen para ponerlos a lavar y así nos duran más días. Así que ya veis que la diferencia es muy grande, además estos 20 pañales podrían ser reutilizados hasta por 4 niños diferentes.

Porque los pañales de tela les permite notar la humedad después de hacerse un pipi y eso hace que sean más conscientes de su propio proceso fisiológico. Con pañales súper absorbentes ni siquiera saben que su pipi moja y acaba siendo una acción totalmente inconsciente.

Otro motivo por el que nos decantamos por los pañales de tela es porque a través de la piel también recibimos mucha información y los pañales de tela están libres de tóxicos.

Antes de continuar me gustaría dejar muy claro que con este post no tengo intención de convencer a nadie. Cada familia decide como organizarse y que prioridades tiene. No solo no quiero convencer a nadie sino que me gustaría que no penséis que por usar pañales de tela eres más “guay”, o más ecológico. No. Son muchas las acciones que podemos tener para cuidar nuestro planeta y la salud de nuestros hij@s. Esta es una más.

 

Os explico como lo hemos hecho nosotros:

Empezamos a usar pañales de tela a partir de los tres meses. Porque así evitamos tener que comprar los pañales de primeras tallas y pasamos directamente a los pañales que se usan durante toda la etapa siguiente. Porque los primeros meses se hacen muchas caquitas y el cambio de pañal es muy seguido. Y porque como madre primeriza los primeros meses tenía demasiadas novedades por atender, sentía que no podía estar por más cosas.

Empezamos con unos pañales que compramos en wallapop de la marca pon in. Ya os he explicado en algún otro post que acostumbramos a comprar en wallapop porque pensamos que si un artículo ya está creado y no se utiliza que mejor que darle un segundo uso y no tener que comprarlo otra vez. Además con los pañales de tela contra más uso más absorción así que era una de las cosas ideales para comprar de segunda mano.

Tal y como os empiezo contando en el post no queríamos poner más lavadoras de las necesarias así que optamos por lavar toda la ropa junta, ropa y pañales. Los pañales sucios de caca lo que hacemos es quitar la parte solida y ya está. De esta manera pocas veces hemos puesto una lavadora entera de pañales y nos va bien sobretodo porque no hace falta  acumular muchos pañales sino que los vamos lavando según se ensucian. Además nos va genial porque si tenemos que lavar algo que necesitamos siempre hay pañales para acabar de llenar la lavadora.

Así que en casa usar pañales de tela no nos ha implicado mucho más gasto ni de agua ni de energía.

Os explico las marcas de pañales que nosotros tenemos:

Pop in:

Estos fueron los que compramos en wallapop. Es una marca muy común y era fácil encontrarlos de segunda mano. Lo que me gusta de estos pañales es que se pueden ir adaptando al crecimiento del bebé, de tal manera que con una sola talla tienes desde el inicio hasta que dejan de necesitarlos.

Hamac:

Como decimos en mi querida tribu de mamis, los ferrari de los pañales. Y es que son geniales. Lo bueno que tienen es que la mayoría de veces, si solo se han mojado de pipi la funda exterior se puede volver a usar. Al ser impermeable no se moja así que solo hace falta cambiar el empapador, que además se seca muy rápido. Otra cosa positiva es que el empapador tiene una parte donde no se nota tanto la humedad y es la que se pone en contacto directo con el culito del bebé.

Bambino mio

Recién los hemos conocido y nos han gustado mucho por varias razones.

El tejido con el que están compuestos es muy suave así que va genial para la delicada piel de los bebés.

El empapador está protegido por una capa de antihumedad con lo que cuando tienen mucho pipi no sienten tanto la sensación de estar mojado.

Y sus estampados son muy divertidos. A nuestro hijo le encantan, antes de ponérselos siempre tenemos que mirar los animalitos que salen en el dibujo.

Truquito para las manchas que quedan de la caca.

Tanto si usáis pañales de tela como si no seguro que os habéis encontrado con manchas de cacas. ¿Verdad? Pues para que no quede la marca de la caca un truquito es poner jabón en las manchas y dejar la ropa unas horas al sol. Con poquito jabón es suficiente así que para no gastar mucho yo lo aplico con un pincel. Parece que sea magia, ya veréis.

Hasta la próxima,

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *